• Alhambra Español
  • Alhambra Inglés
  • Alhambra Francés
  • Deutsch alhambra
  • Alhambra Italiano
  • Alhambra Polaco
  • Alhambra Ruso
  • Alhambra Árabe
  • Alhambra Facebook
  • Alhambra Twitter
  • Alhambra Youtube
+34 902 636 459

Información de Mirador de Daraxa (Alhambra)

Mirador de Daraxa (Alhambra)

Breve Descripción del monumento

El mirador es la parte de la Sala de las Dos Hermanas que tiene una vista del jardín. De aquí muchos pintores, poetas y arquitectos trabajaban por horas. Tiene una vista de todo Granada. Es 15 pies por 10 pies y hay tres ventanas altas. Está adornado con versos y los ojos quieren ver todos los detalles del domo de este cuarto. Hay tres figuras principales, como en todo la arquitectura musulmana. El triángulo con una cuadra de 90 degrados, el rectángulo y el triángulo isósceles.

Historia del monumento

Desde la Sala de los Ajimeces entramos al mirador por un gran arco apuntado de mocárabes, en el que encontramos un poema en las inscripciones que decoran sus jambas, junto con un zócalo de azulejos de color negro, blanco y amarillo, bellísimo por su finura y destreza a la hora de realizar el complicado motivo que exhibe. El piso también es de azulejos, aunque se encuentra muy deteriorado.

Otro nombre de este mirador es Lindaraja, que deriva de Ayun Dar Aisa, “los ojos de la casa de Aisa”. Este mirador fue restaurado por Rafael Contreras entre 1879 y 1880, y 1883 y 1884.

El interior del mirador es una salita rectangular, con dos arcos laterales y uno doble frente a la entrada que mira al Patio de Daraxa, que fue cerrado por las Habitaciones de Carlos V. Sobre los ventanales se encuentran unos arcos apuntados de mocárabes, en cuyos paños aparecen inscripciones de alabanza a Dios, a Mohamed V y poesías.

Taca derecha (Ibn Zamrak, traducido por Emilio García Gómez):

Todo arte me ha brindado su hermosura,
con darme perfecciones y esplendores.
Quien me ve, me imagina a todas horas
dando al ibriq lo que lograr desea.
A quien mira y medita, le desmiente
la visual percepción su pensamiento,
pues tan diáfana soy, que ve a la luna,
feliz, situarse en mí como en un halo.

Taca izquierda:
No estoy sola: ha creado tal prodigio
mi jardín, que otro igual ojos no vieron:
un suelo de cristal que quien lo mira
lo cree espantable mar, y le amedrenta.
Del imam Ben Nasar todo esto es obra
(¡que Dios su majestad guarde, entre reyes!).
Su familia ganó gloria de antiguo
Porque asiló al Profeta y a los suyos.
El mirador está cubierto por una artesa de madera con vidrios originales de la época nazarí: “Una es la luz, pero el color es vario” leemos en el poema de este mirador. Cuando el patio de abajo no estaba cerrado se podía contemplar, sentado y apoyando el brazo sobre el alféizar de la ventana, desde allí el Albayzín. A tal extremo llego en mis encantos
Que en su cielo los astros los imitan.

Según Rafael Pérez Gómez, la Alhambra es el único sitio donde los geómetras y tracistas árabes representaron cada uno de los 17 Grupos Cristalográficos planos, definidos por el ruso Fedorov. Pero en e mirador de Daraxa hicieron una “trampa geométrica”: construyeron en el zócalo cerámico un polígono de nueve lados, trazado que es imposible conseguir con regla y compás, que eran los instrumentos que ellos utilizaban.

Bibliografía

• Granada en tus manos. Alhambra y Generalife. Autor: Carlos Vílchez Vílchez. Ideal – 2006.
Electrónica:

• http://www.alhambradegranada.org/historia/alhambraMDaraxa.asp